domingo, febrero 8

COMENTARIO DEL CAPITULO 3 DE GENESIS

CAPÍTULO 3
1 “LA SERPIENTE ERA EL MAS ASTUTO DE TODOS LOS ANIMALES...” Evidentemente este capítulo ha sido, durante toda la historia de la Exégesis Bíblica y su interpretación, una fuente de controversias y comentarios dispares entre todos y los mejores intérpretes de la Biblia.
Se han sugerido distintos caminos interpretativos al respecto, desde los sabios del Talmud y el Midrash, entre quienes han habido los que han tomado literalmente los versículos, o sea a la serpiente como animal que habla, hasta los exegetas judeo-españoles que han querido ver en este capitulo símbolos y alegorías.
Asi vemos desfilar ante nuestros ojos la opinión que dice que la serpiente hablaba, tanto como habló la asna de Bilham (véase Números 22:28). Esta opinión será más tarde compartida por el mismo lbn Hezra.
Seforno, siguiendo una opinión talmúdica quiere ver en esta serpiente al יצר הרע, el impulso del mal que está en el ser humano y lo asocia también con Satan, es decir con las fuerzas negativas que salen al encuentro del ser humano para incitarlo a transgredir la voluntad Divina.
Maimónides ve en todo este capítulo una metáfora alegórica que estaría haciendo referencia a la fuerza imaginativa del Ser Humano, en este caso la mujer.
Abarbanel, en un extenso comentario al respecto refuta cada una de estas opiniones con un razonamiento original y despojado de sujeción a criterios tradicionales expuestos antes de él. Él sugiere que la serpiente jamás ha hablado con la mujer ni la mujer con ella. “Ya que no es un ser humano para que hable, ni tampoco dice /a Escritura que Adonai abrió su boca tal como dice el texto con referencia a la asna de Bilharn (Nümeros 22:28) pues la serpiente no hablaba del todo, ni en forma natural ni supranatural. Pero el asunto es que ella vió a la serpiente que subía al Arbol del conocimiento vez tras vez y no moría ni le ocurría daño alguno. La mujer razonó al respecto y le pareció estar hablando con la serpiente y que la misma al subir al árbol y a/ corner de su fruto, parecía decirle: ‘No habréis de morir.. Resulta claro para Abarbanel que estamos frente a un monólogo de la mujer, que hablando consigo misma estaría elaborando un sistema racional para transgredir la prohibición que pesaba sobre el fruto de este árbol.
De acuerdo a Abarbanel la transgresión esencial habría sido — más que el corner del fruto del árbol — la especulación del pensamiento que le facilita cometer semejante transgresión.
Los argumentos autosugestivos que la mujer esgrime no serían más que el resultado de la firme voluntad de violar y transgredir la voluntad Divina.
Cabe destacar que probablemente en base a esta primera aparición del —nahash— —serpiente— en la Torah, la misma lo seguirá presentando como constante del daño, la magia y la idolatría.
Véase Éxodo 4:3, donde la vara de Moshéh se convierte en serpiente y Números 21: 8 donde para curar al pueblo de las picaduras de las víboras del desierto, Moshéh es mandado a hacer una suerte de serpiente que coloca a la cabeza de una columna. Más tarde en la historia bíblica, de acuerdo al testimonio de II Reyes 18:4, encontramos que el Rey Hizquiahu de Ierushalaim al eliminar los elementos de culto pagano que proliferaban en la ciudad en aquella época, también... “Pulverizó a la serpiente de cobre que había hecho Moshéh pues hasta los días aquellos los hijos de Israel le ofrecían incienso. Y llamó él su nombre: nehushtán (Palabra derivada de נחש).
2 y 3 “DIJO LA MUJER A LA SERPIENTE: DEL FRUTO DE LOS ÁRBOLES DEL HUERTO PODEMOS COMER...
NO COMÁIS DE ÉL Y NO LO TOQUÉIS, NO SEA QUE MURÁlS.” Es de notar que la mujer no reproduce el mandato Divino con fidelidad sino que agrega una nueva prohibición a la ya existente. Rashi comenta que el hecho de agregar la condujo a minimizar el alcance verdadero del mandato. Rashi se basa en la idea de los sabios de la Tradición Oral que dijeron: כל המרבה דברים מביא חטא
— Todo incremento de palabras, conduce a error—.
5 ...Y SERÉIS COMO D’S... La serpiente como realidad o símbolo ofrece la gran tentación de ser corno D’s. Este seguramente aparenta ser un concepto pagano donde se confunde la relación entre Creador y creado, dominando generalmente el hombre a sus Ídolos — dioses y sometiéndolos a su propia voluntad para responder a sus delirios de grandeza y de dominio. Lo que la Torah pedirá en el libro de Levítico 19:2 será que el hombre debe imitar los atributos de D’s, como la santidad de D’s que debe ser imitada santificando y consagrando nuestras vidas a Él.
Por otra parte otros textos de la Torah nos expondrán los trece atributos de D’s como misericordia, clemencia y bondad, etc. La tradición talmúdica dirá al respecto: -מה הוא חינוך, אף אתה חנוך—Así como Él es clemente,
tú, hombre, has de serlo también—.
Así en estas palabras de la serpiente enfrentando al Mandato Divino podremos ver dos concepciones antagónicas frente a frente: la monoteísta y la pagana.
A La luz de ésto entenderemos el significado de la “maldición” que sufrirá la serpiente y su calda definitiva pues la misma tendrá que arrastrarse a nivel del suelo y cada vez que levante la cabeza será golpeada y destruida por el hombre.
En definitiva, éste es el mensaje del Tanaj en su enfrentamiento permanente con la idolatría y sus perniciosos resultados, que alientan la soberbia del ser humano.
De acuerdo al profeta Isaías la soberbia del ser humano decaerá con la desaparición misma de la idolatría. (IsaIas 2:17).
6 “...AGRADABLE EL ÁRBOL PARA COMER Y QUE ERA CODICIA PARA LOS OJOS Y DESEABLE EL ÁRBOL PARA DISCERNIR...” Aparentemente no estamos aquí frente a un acto irreflexivo. La mujer se siente atraída por el aspecto estético y aún por el incremento aparente de su capacidad racional. Y por lo tanto estamos frente a una decisión que implica la posesión del libre albedrío del ser humano. Por otra parte, nuestros sabios verán en este estado previo lo que ellos han llamado ‘הרהורי עבירה —la especulación previa a todo acto de transgresión— que empieza siempre con una racionalización del mismo.
“...TOMÓ DE SU FRUTO Y COMIÓ. DIO TAMBIÉN A SU ESPOSO —CON ELLA— Y ESTE COMIÓ.” Abarbanel resalta la brusquedad de la actitud de la mujer que, compulsivamente, da de comer el fruto prohibido “...Como si él estuviera sometido a la voluntad de ella.” Pero también resalta la insensatez del hombre al obedecer instintivamente a esta compulsión.
En general los comentaristas tradicionales de la Torah quieren ver en esta actitud de la mujer un hecho característico de quien una vez incurrido en error busca compartir el mismo para evitar un estado de “soledad espiritual”; que es lo que efectivamente ocurrirá de acuerdo al texto, ya que después de comer el fruto ambos descubren su desnudez, con todo el simbolismo que esto encierra, amen de su significación literal.
7 “DEVELÁRONSE LOS OJOS DE AMBOS... Y tú, lector, observa las palabras de la Escritura que dicen: Develáronse los ojos de ambos y percibieron que estaban desnudos.... Sin embargo no dice la Escritura: Develáronse sus ojos y vieron pues lo que ellos habían visto antes es lo que vieron después, no había vendas sobre los ojos que fueron retiradas sino que se 1legó a un nuevo estado en que encontró feo lo que antes no encontró así.
Sábete que el verbo “pakoah” en hebreo se emplea exclusivamente con el signficado de descubrir lo develado y no con el de recobrar la vista.
(Génesis 21:19; Isaías 35:5, Isaías 42:7 y Ezequiel 12:2) (Maimónides, Guía de los Perplejos. Parte 1. Cap. 2).
“...Y PERCIBIERON QUE ESTABAN DESNUDOS, ...Y SE HICIERON CEÑIDORES.”
De acuerdo a lo que hemos comentado acerca del versículo Gén. 2:25: “Estaban ambos desnudos  —el hombre y su mujer.— mas no experimentaban vergüenza”, veremos que
“Ia transgresión genera la sensación de desnudez que es la que genera la vergüenza en el desnudo y por eso se avergonzaban los dos mutuamente.” (Or HaHaim).
Según este comentario no es la desnudez física de ambos la que les causará vergüenza sino su conducta anterior, o sea: la transgresión cometida les hace sentirse desnudos. Es lo que generará en ellos —hombre y mujer— vergüenza, temor y la necesidad de esconderse.
...COSIERON HOJAS DE HIGUERA... “0 sea hojas del mismo árbol del cual habían comido (su fruto). Con la misma cosa que deterioraron su conducta, con la misma se repararon” (Rashí, basado en Sanhedrín).
Cabe notar que la Torah jamás especifica el nombre del fruto prohibido. Las especulaciones al respecto son varias. Rashí, en este caso ha optado sólo por una de ellas. Especialmente por la moraleja de la misma más que por la certeza de que así hubiera sido.
8 “...CUANDO DECLINABA EL DÍA...” Si bien todos los comentaristas tradicionales y modernos han optado por esta traducción o alguna otra similar cabe preguntar si no se trata de una revelación de D’s precedida por uno de los elementos de la naturaleza en este caso ruah  —viento—. Es evidente en varios libros del Tanaj que la manifestación de D’s ocurre precedida por elementos de la naturaleza.
Citaremos a modo de ejemplo tres casos entre muchos otros: Éxodo 19:18; I Reyes 19:11 y Salmos. capítulo 29.
En nuestra opinión ésa posiblemente sea la interpretación de las palabras: את קול ה´ אלהים מתהלך בגן לרוח היום “La voz de Adonai Elohim que se expandía por el huerto, cuando declinaba el día...” y probablemente ese viento y su efecto sobre los árboles del Huerto de Heden habría conducido al hombre y la mujer a esconderse de ante “la voz de Adonai Elohim que se expandía por el huerto.”
9 “ ¿DONDE ESTÁS?” Esta pregunta ha sido fuente de inspiración para autores y escritores que han elaborado refinadas teorías acerca de D’s a la búsqueda del hombre.
Sin embargo en nuestra opinión esta pregunta איכה es el fiel reflejo del más puro estilo bíblico, que no tiene otra connotación más que la apertura de un diálogo suave, sin brusquedad, sin acusación, ofreciéndole a Adam la posibilidad de poder relatar la verdad.
Creemos que
el comentarista Rashi, con su proverbial conocimiento de los secretos lingüísticos del Tanaj ha llegado a la profundidad de esta pregunta cuando dice, en nombre del Midrash: ‘El sabía dónde estaba, empero (le preguntó) para iniciar con él palabras, para que no se turbe en sus respuestas si fuera castigado súbitamente.” Y lo mismo ocurriró con respecto a Cain (Gén.4:8) cuando D’s le pregunta: Dónde está Hevel, tu hermano?...
12 “...LA MUJER QUE PUSISTE JUNTO A MÍ... “Tú me la diste a la que me dió a mí (de corner)”. (Ibn Hezra).
Aquí estaríamos frente a una responsabilidad que el hombre evade atribuyéndosela al mismo D’s.
¿Es ésta una tendencia humana al encontrar responsabilidades externas para una conducta fruto de una decisión interna?
Por otra parte Adam estaría confesando aquí su falta de reflexión en el momento oportuno, o sea en el momento de comer del fruto del árbol y estaría tratando de racionalizar lo irracional de su conducta anterior.
14 “DIJO ADONAI ELOHIM A LA SERPIENTE: PORQUE HAS HECHO ESTO...”
La serpiente no es interrogada ya que el animal no es un ente moral. Los comentaristas, tanto los antiguos como los modernos quisieron siempre comprender que a partir de este momento sería transformada la naturaleza de la serpiente y que a partir de este momento deberá arrastrarse sobre su vientre. Sin embargo esto no es el espíritu bíblico, pues D’s no crea la naturaleza para cambiarla, sino mas bien estableciendo leyes fijas y duraderas que operen sobre la misma.
El sentido del versículo sería que D’s recuerda a la serpiente su propia naturaleza y la gratuidad de su acto al incitar a la mujer, que no se erguirá sino que permanecerá arrastrándose sobre la tierra y comiendo del polvo de la misma.
La clave de este versículo es la palabra: “comerás (polvo)”.
“Parecería que estamos frente a una “represalia”. Tú, serpiente, hiciste comer a la mujer del fruto prohibido, tú, cuya naturaleza es comer lo más bajo y lo más despreciable de la tierra, o sea el polvo de la misma.” (Benno Jacob).
16 “A LA MUJER DIJO: INCREMENTAR HABRÉ DE INCREMENTAR TU TENSIÓN EN TU GRAVIDEZ, CON TENSIÓN PARIRÁS HIJOS, A TU MARIDO DESEARÁS MAS ÉL TE DOMINARÁ.” Esto se refiere a todas las molestias propias de la femineidad aún antes del embarazo. La mujer no puede eludirlas debido a su constitución física.
La mujer se siente irresistiblemente atraída por el hombre y va en pos de él. Ella sabe, no obstante, que a través de esto se subordina a él.
La opinión generalizada acerca de ese texto es que aquí estamos frente a un castigo para la mujer. Esta interpretación es imposible por varias razones: 1° D’s mismo al bendecir al hombre ya la mujer (Gén. 1:28) los bendice diciéndoles: Fructificaos y multiplicaos. Las molestias de la femineidad están inseparablemente conectadas con este hecho. 2° Lo que el texto está diciendo es que D’s le está recordando a la mujer las tensiones y dificultades propias de su constitución.
Sin embargo tal vez pueda encontrarse algo de castigo en el hecho de que esta situación se le recuerde a la mujer en este momento —después de haber comido del fruto prohibido.
“CON TENSIÓN PARIRÁS HIJOS... "Es un sueño pensar que la mujer creada para tener hijos pueda tenerlos sin ningún tipo de molestia o dificultad.
Un nuevo hijo, una nueva vida es la bendición rnás grande que posee el ser hurnano, por lo tanto debe ser buscado aún a través de un gran dolor y tensión”
(Benno Jacob)
“...A TU MARIDO DESEARÁS MAS ÉL TE DOMINARÁ.” El versículo no está hablando con una connotación sociológica sino más bien con una connotación de la relación hombre-mujer a nivel de su existencia como entes interdependientes, mas con una marcada tendencia a la búsqueda por la mujer del elemento masculino.
17 “...MALDECIDA SERÁ LA TIERRA POR TU CAUSA, CON ESFUERZO COMERÁS DE ELLA TODOS LOS DAS DE TU VIDA.” “La intención de este versículo es señalar que al principio Adam había sido establecido por D’s en el Huerto de Heden, tierra donde no tenía penurias, pero ahora por causa de su transgresión será expulsado de allí y la tierra en la cual deberá habitar será en sus días maldecida por causa de él. Es decir que si plantare cereales crecerían espinos. Por lo tanto se vera obligado a comer como los animales... y eso durará hasta que vuelva a la tierra, lo que puede ser interpretado como límite de la duración de la maldición es decir hasta el día de su muerte, pues después de su muerte serán ordenadas las cosas en mucho y la tierra no será maldecida como ocurriera en su vida pues así dice el texto con respecto a Noah (5:29): “Éste nos traerá consuelo de nuestro trabajo y del esfuerzo de nuestras manos, por causa de la tierra que Adonai ha maldecido.”
Y también se insiste en esta idea en Gén. 8:21 cuando después del diluvio D’s dice: “no volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre, porque el impulso del corazón del hombre es malo desde sus mocedades y no volveré más a destruir a todo ser viviente, como ya lo hice.”
En realidad así ocurrió pues después de la muerte de Adam la humanidad desarrolló la agricultura y se fortaleció...
“Porque Adam era pasible de castigo más que sus hijos y su descendencia que no hablan estado en esa transgresión.” (Abarbanel).
20 “DENOMINÓ EL HOMBRE A SU MUJER, CON EL NOMBRE DE HAVAH — PUES ELLA FUE LA MADRE DE TODO SER VIVIENTE.”
De acuerdo al comentario de S.R. Hirsch cabe destacar que justamente cuando el hombre toma conciencia de la finitud de su vida y de la muerte que le ocurrirá encuentra en la mujer fuente de vida y de continuidad. Aquí aparece por primera vez la palabra אם —madre— no solamente con respecto a sus hijos sino con respecto a כל חי o sea la humanidad que derivará de Haváh, la primera madre.
21 “HIZO ADONAI ELOHIM AL HOMBRE Y A SU MUJER VESTIMENTAS PARA SU PIEL Y LES HIZO VESTIR.” Este versículo aparece a modo de preludio de la expulsión de Adam del Huerto de Heden pues cuando quiso D’s expulsarlo de aquel lugar y de su clima benigno fue necesario vestirlo con vestimentas para enfrentar el clima de la tierra por donde habría de transitar. Y aún siendo esto una obra humana (confección de ropa) está atribuida a D’s para hacernos saber que el hombre en sus primeros pasos hacia el dominio de las cosas materiales no estaba perfeccionado pues él se había cubierto sólo con ceñidores... “Probablemente estas túnicas hayan sido las pie/es de animales que murieron, lo que les recordará también a Adam y a su mujer su condición de mortales.” (Abarbanel).
Cabe destacar que en el libro de las oraciones diarias (Sidur) que el judío pronuncia cada mañana figura una bendición que dice: “...que proporcionas vestimenta a los que carecen de ella.” Posiblemente esta bendición aparezca aquí como un eco de la misericordia que tiene D’s con el ser humano al ofrecerle vestimenta para su piel. Esto puede ser interpretado también como alegoría de una protección Divina para los seres humanos. Y de aquí surge en forma manifiesta la idea de גמילות חסידים la benevolencia práctica entre D’s y el hombre en este caso, pero debe ser imitada hasta convertirse en práctica entre hombre y hombre.
22 ...“HE AQUÍ QUE EL HOMBRE SE SIENTE SIMILAR A “UNO DE NOSOTROS” PARA CONOCER EL BIEN Y EL MAL...” El real significado de este versículo está sumido en las tinieblas. Lo más apropiado a nuestro entender para resumir esta situación sería el versículo del libro de Salmos 49:2 1 que dice: “El hombre en el esplendor no puede pernoctar ya que se asemeja a las bestias, es similar a ellas.”
En otras palabras Adam, creado de la tierra, fuera del Huerto de Heden, había sido establecido en el mismo por D’s. En el Huerto de Heden entre todos los árboles que lo poblaban había uno de cuyo fruto le fue prohibido corner (Árbol del conocimiento del bien y del mal) pero también estaba el עץ החיים —árbol de la Vida—, sobre el cual no pesaba ninguna prohibición y que no llamó la atención ni de Adam ni de su mujer, de lo que resultaría que Adam y rnás tarde el hombre va a prestar más atención a los aspectos triviales de su vida que a la vida. El עץ החיים —árbol de la Vida— le habría dado la dimensión de eternidad, pero ni siquiera lo intenta ya que se ve encandilado por el esplendor del conocirniento (del bien y del mal).
Tal vez el mensaje de este versículo sea que Adam, elige lo trivial en detrimento de lo esencial. Por lo tanto la primera prueba a la cual fue sometido su libre albeldrío ha fracasado. Como consecuencia de ese fracaso pierde la opción de corner del עץ החיים —árbol de la Vida—. La consecuencia será que deberá salir del Huerto de Heden, y volver a la tierra desde donde había sido tornado y enfrentar los resultados de su propia decisión y allí deberá no conocer el bien y el mal en un plano teórico sino enfrentar a ambos. Esa lucha parece continuar permanentemente. El Huerto de Heden ha sido perdido y sus accesos custodiados por להט החרב המתהפכת —el fulgor de la espada que rotaba.
A partir de este momento, Adam, el ideal, desaparece y la Torah seguirá los pasos del Adam real en sus tropiezos y sus aciertos.
(Compárese con Iahel Or Karné Or e Ibn Hezra).
23 “LE EXPULSÓ ADONAI ELOHIM DEL HUERTO DE HEDEN La raíz שלח seguida del prefijo como figura en nuestro versículo, está con el signficado de expulsión y no con el de enviar, como comúnmente se traduce” (Ibn Hezra).
24 “...COLOCÓ AL ESTE DEL HUERTO DE HEDEN LOS QUERUBINES Y AL FULGOR DE LA ESPADA QUE ROTABA...” Maimónides en el libro Guía de los Perplejos. Parte I Cap. 49 y Parte III, Cap. I. entiende que estamos aquí frente a una visión de una de las manifestaciones del poder de D’s a través de Sus enviados o emisarios. Es conveniente destacar el versículo de Salrnos 104:4 que dice: “Él hace de los vientos Sus mensajeros, los fulgores del fuego son Sus emisarios”.
En cuanto a los querubines dice también Maimónides, basado en escritos anteriores a él, que éstos eran con rostros de jóvenes. En otro contexto encontraremos a los querubines cobijando con sus alas el Arca de la Alianza (Exodo 25:19-20).
“CUANDO EXPULSÓ AL HOMBRE ...“ Para que no vuelva allí más, ni él ni su descendencia” (Seforno).
De acuerdo a este comentarista el Heden ha sido definitivamente perdido para Adam y su descendencia

GENESIS CAPITULO 3


GÉNESIS
CAPÍTULO 3
1. Empero, la serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que había hecho Adonai Elohim. Dijo a la mujer: ¿Acaso dijo Elohim: No comáis de ningún árbol del huerto...? 2. Dijo la mujer a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer. 3. Empero, del fruto del árbol que está en el medio del huerto, ha dicho Elohim: No comáis de él y no lo toquéis, no sea que muráis. 4. Dijo la serpiente a la mujer: Morir, no habréis de morir. 5. Pues Elohim sabe que tan pronto como comáis de él, se develarán vuestros ojos y seréis como D’s, conocedores del bien y del mal. 6. Vió la mujer que era agradable el árbol para comer y que era codicia para los ojos y deseable el árbol para discernir, tomó de su fruto y comió. Dió también a su esposo - con ella - y éste comió. 7. Develáronse los ojos de ambos y percibieron que estaban desnudos, cosieron hojas de higuera y se hicieron ceñidores. 8. Mas escucharon la voz de Adonai Elohim que se expandía por el huerto, cuando declinaba el día y se escondió el hombre, y su mujer, de ante la presencia de Adonai Elohim, entre los árboles del huerto. 9. Llamó Adonai Elohim al hombre y le dijo: ¿Dónde estás? 10. Dijo él: Tu voz he oído en el huerto, temí, ya que estoy desnudo y me escondí. 11. Dijo: ¿Quién te previno que estás desnudo, habrás comido del árbol del que te ordené no comer de él? 12. Dijo el hombre: La mujer que pusiste junto a mí, ella me dió del (fruto del) árbol y comí. 13. Dijo Adonai Elohim a la mujer: ¿Qué es esto que has hecho? Dijo la mujer: La serpiente me incitó y comí. 14. Dijo Adonai Elohim a la serpiente: Porque has hecho esto, maldecida serás de entre todos los animales y entre todas las fieras del campo. Sobre tu vientre te arrastrarás y polvo comerás todos los días de tu vida. 15. Y enemistad pondré entre tí y la mujer, y entre tu prole y su descendencia. El (hombre) te aplastará la cabeza y tú le morderás el calcañal.
16. A la mujer dijo: Incrementar habré de incrementar tu tensión en tu gravidez, con tensión parirás hijos, a tu marido desearás. Más él te dominará.
17. A Adam, dijo: Puesto que has atendido la voz de tu mujer, comiendo del árbol del que te ordené diciendo: ¡No comerás de él!, maldecida será la tierra por tu causa, con esfuerzo comerás de ella todos los días de tu vida. 18. Espinos y cardos te producirá y comerás las plantas del campo. 19. Con el sudor de tu rostro comerás pan, hasta que vuelvas a la tierra - pues de ella procedes- ya que polvo eres tú, y al polvo habrás de volver. 20. Denominó el hombre a su mujer, con el nombre de Haváh - pues ella fué la madre de todo ser viviente.
21. Hizo Adonai Elohim al hombre y a su mujer vestimentas para su piel y les hizo vestir.                                                                   Aliá Quinta
22. Dijo Adonai Elohim: He aquí que el hombre se siente similar a uno de nosotros para conocer el bien y el mal y ahora, no sea que tienda su mano y tome también del árbol de la vida y coma y viva para siempre. 23. Le expulsó Adonai Elohim del huerto de Heden, para trabajar la tierra, desde donde había sido tomado. 24. Cuando expulsó al hombre, colocó al Este del huerto de Heden los querubines y al fulgor de la espada que rotaba, para custodiar el camino hacia el árbol de la vida.
 
1-Haváh: En hebreo: viviente